top of page
Buscar

Ignorando lo Importante

Actualizado: 8 dic 2023



A veces me siento como ese niño en la esquina, intentando llamarle la atención a sus padres mientras ellos comparten con otras personas, y no me hacen caso. La iglesia está en peligro, y estoy intentando llamarles la atención, pero no miran para acá.


Antes de explicar por qué me siento así, quisiera comenzar diciendo que entiendo perfectamente que la iglesia es un cuerpo. Esto implica, entre otras cosas, que no todo el mundo será llamado a hacer lo mismo. Cada cual tiene su llamado, dones espirituales, intereses, etc. Por tal razón entiendo que no a todo el mundo le va a interesar lo mismo que me interesa a mí. Sin embargo, habiendo dicho, tengo que admitir que a veces me es frustrante. Pero, para que entiendan mi frustración, les quiero dar un ejemplo.


Todos los años, para la temporada de “Halloween,” la iglesia se asoma por las redes para recordarle al mundo que los cristianos no deberíamos de celebrar eso. Algunos reconocen que no lo hacen por convicción propia, pero la mayoría justifica su postura promoviendo información falsa sobre el origen o la naturaleza del Halloween. Nos dicen, por ejemplo, que el cristiano no debería de celebrarlo porque nosotros celebramos la vida, no la muerte. Incluso, intentan citar pasajes bíblicos que supuestamente nos dicen que no deberíamos de celebrarlo, a pesar de que el Halloween ni tan siquiera existía cuando la Biblia fue escrita.


Tengo mis opiniones sobre esto, y admito que estoy tentado en ofrecerlas, aquí. Pero, eso no es el punto. El punto es que, todos los años, la iglesia saca de su tiempo para enfatizar que el Halloween no se celebra. Punto. Y, aquel que piensa lo contrario está apoyando una fiesta que celebra la muerte, que es contrario a la Palabra de Dios, y que atenta en contra de nuestros niños. La realidad del caso es que nada de esto es cierto. Yo sí creo que el cristiano no debería de celebrar Halloween, pero no por estas razones. Y, me molesta un poco que personas se encarguen de meterle miedo al mundo con tal de lograr que no lo celebren. Algunos, incluso, lo llevan a tal extremo de que juzgan o condenan a las personas que sí lo celebran, aun los que lo están celebrando de manera inocente.

Por ejemplo, he escuchado testimonios de padres que utilizan la excusa del Halloween para lograr más unidad con sus hijos. La mayoría de los niños les gusta, por ejemplo, los superhéroes, pero en ningún otro día del año es aceptable vestirse como su superhéroe favorito. En este día, entonces, los padres les compran el disfraz de su superhéroe favorito, y junto con ellos celebran sus gustos. De esta manera crean una conexión con sus hijos que quizás hubiera sido más difícil lograrla de otra manera. ¿Existen otras formas de lograr esta conexión? Sí. ¿Existen mejores maneras de lograr un poco de unidad familiar? Sí. Pero, esta es la manera que ellos lo han logrado, y no creo que sería correcto ver eso y decir, “Ustedes están celebrando la muerte," o decirles que están viviendo en pecado.


Al final del día, cada cual tiene sus convicciones, y el propósito de este escrito no es cambiarle la opinión a nadie sobre el Halloween. De nuevo lo repito, por sea acaso: Yo no creo que deberíamos de celebrarlo. Pero, tampoco estoy de acuerdo con demonizarlo y compartir información falsa sobre su origen para intentar convencer al mundo que no lo celebre. Y, por esa razón, todos los años hago algún escrito sobre eso. Este año no fue la excepción.


Como es de esperarse, muchas personas, algunas conocidas y otras no, respondieron a ese escrito de diferentes formas, y algunos se encargaron de recordarme que estoy equivocado. No hay problema con eso. Si estoy mal, debo de ser confrontado y corregido. Y, si estoy bien, no es malo tener esa conversación. Mi frustración con el tema de Halloween es que veo tanto esfuerzo de parte de la iglesia para intentar convencer al mundo que no se debe de celebrar, bajo la premisa de que es un atento en contra de nuestros niños, es anti-bíblico, etc. Pero, hay cosas peores que están ocurriendo bajo nuestras propias narices, y no veo el mismo fervor. Esta es mi frustración.


Al momento, una de mis publicaciones más populares fue sobre Bad Bunny. En ese escrito, señalo cómo a veces nosotros mismos en la iglesia practicamos la misma idolatría que condenamos del mundo. Fue un llamado a buscar otras tácticas para llegar a nuestra juventud que no sea solamente condenar a su artista favorito. Muchas personas lo leyeron y lo compartieron, principalmente para hacer su propio post respondiendo a mis comentarios, dejándole saber al mundo de que estoy equivocado. De nuevo, eso está bien. Yo me expreso públicamente, y por lo tanto estoy abierto a respuestas públicas. Pero ¿qué tal de mis otros escritos?


Mi escrito más reciente fue sobre la importancia de la Apologética en la iglesia. Ahí expliqué, entre otras cosas, que la Biblia nos exhorta a defender nuestra fe, y que es necesario hacerlo si queremos que la iglesia se mantenga relevante en nuestra sociedad. Para mí, esto es un tema de mucha importancia, y la carencia de la Apologética en la iglesia es una de las razones por la cual muchas personas, especialmente jóvenes, se están yendo de las iglesias. El escrito obtuvo 14 lecturas, incluyendo varias mías y de amistades cercanas.


Anterior a esto, escribí sobre uno de los atentos más peligrosos que está ocurriendo en la iglesia, actualmente (el cristianismo liberal). Existen personas en la iglesia que están poniendo en duda la verdad y confiabilidad de la Palabra. Nos quieren enseñar, entre otras cosas, que Jesús no es perfecto, que no murió por nuestros pecados, que la Biblia no es perfecta y libre de error, etc. Esto es un verdadero atento en contra de nuestra fe. Inicialmente, obtuvo alrededor de 20 lecturas (actualmente tiene 47, pero de nuevo, muchas de estas son mías y de amistades cercanas).


Para contexto, la de Bad Bunny actualmente va por 564 lecturas.


Similarmente, todos los días yo veo personas cristianas que luchan con su fe. Muchos cristianos tienen dudas sobre Dios, sobre la Biblia, y su fe está siendo atacada en la universidad, el trabajo, o incluso en su propia familia. Muchos se preguntan, por ejemplo, si es verdad que la Biblia se contradice o no, o si Dios realmente existe. Y, si existe, se preguntan el por qué permite el dolor y el sufrimiento, etc. Estos son los temas que están retando la fe de muchas personas, hoy día. Incluso para el no-creyente, estos son los temas que, en sus mentes, son la razón por la cual eligen no entregar su vida a Cristo.


Sin embargo, yo hago videos regularmente sobre estos temas, intentando responder a estas preguntas y/o ataques; intentando ayudar a fortalecer la fe de la iglesia, equiparla para saber cómo defender su fe, e intentando evangelizar al no-creyente, derribando sus barreras intelectuales.


Mi video más reciente tiene 8 vistas.


Hoy escribí en Facebook un post sobre el abuso infantil. Conté una experiencia que tuve con esta red social, compartí una noticia sobre una demanda relacionada a la explotación sexual de los niños, e hice un llamado a buscar alguna solución a este problema. Ese post no tuvo ni un sólo “like” (aunque sospecho que es porque Facebook mismo limitó el alcance de este post por el contenido en su contra, impidiendo que muchas personas lo vieran).


Mi punto con todo esto es que existen problemas reales en este mundo. En este momento, la iglesia está siendo bombardeada de ataques espirituales e intelectuales. Nuestros jóvenes cristianos han perdido la confianza en la iglesia, y se nos están yendo. Muchos están luchando con su propia fe, y no saben qué hacer. Y, existen los recursos para ayudarles (yo soy uno de ellos), pero al parecer a la iglesia no le interesa esto. No veo a casi nadie en la iglesia hablando sobre el cristianismo liberal, un verdadero atento en contra de nuestra fe y la autoridad de la Palabra de Dios. Pero, nos unimos todos en nuestra lucha en contra del gran, temido y peligroso, Halloween.


Nuestros niños están siendo abusados y explotados sexualmente en la misma red que nosotros usamos para decirles que no se vistan de su superhéroe favorito el 31 de octubre. Los jóvenes han perdido la confianza en la Palabra que nosotros decimos que tenemos que defender. Pero, cuando se levanta un ataque real en contra de la Biblia (como el cristianismo liberal), no hacemos o decimos nada. En esos casos no podemos hacer mucho, pero para temas más triviales sí estamos aptos para levantar nuestra voz.


Mientras escribo, me recuerdo la gran controversia que ocurrió hace unos años atrás con el famoso “Pokémon Go.” Recuerdo que ese juego causó un revuelo en los púlpitos, provocando predicaciones enteras dedicadas a recordarle a la iglesia que esos juegos son del diablo; que esos animales son demonios, y que van a destruir a nuestros niños. Las personas lo hicieron parecer como si el mundo se iba a acabar con la llegada de ese juego. Un día yo intenté explicar que todo esto era falso; que solo era un juego, y me cayeron encima. Años más tarde, la popularidad de ese juego vino y se fue, y el mundo sigue corriendo.


¡Cuán rápido estamos dispuestos a levantar nuestra voz en contra de cosas como Pokémon! Pero, nuevamente les recuerdo, en este momento hay un movimiento dentro de la iglesia que está buscando confundir a las personas, a retar su fe, y a deshacerse de la autoridad y confiabilidad de la Biblia, y la iglesia no parece tener ese mismo fervor. Y, lo más frustrante de todo esto es que, ¡estoy aquí! Les estoy gritando, intentando llamarles la atención, y ofreciendo herramientas para combatir estos ataques. Pero, no me ven, y los que me ven no les importa. Por eso es frustrante.


Reitero que somos un cuerpo, y por lo tanto no todo el mundo está llamado a lo mismo. Mi llamado principal es la educación cristiana, con un énfasis en la Apologética. Así, que, es de esperarse que yo me entere de estas cosas, escriba sobre ellas, etc. No pretendo que todo el mundo lo haga. Eso no es el punto. Pero, a la misma vez no puedo negar que me es frustrante ver tanto énfasis en la iglesia en asuntos triviales, mientras guardan silencio en temas de similar o mayor importancia.


La solución no es que dejemos de hablar sobre estos otros temas. Tampoco es que todo el mundo se dedique a hablar sobre los temas que yo considero importante. En realidad no sé cuál es la solución, pero claramente existe un problema. Y, aunque no conozco la solución exacta, creo que parte de esa solución es apoyar a las personas o ministerios que sí se dedican a hablar sobre estos temas. Como iglesia, hagamos espacio para educar sobre temas como Pokémon Go o Halloween, pero también sobre el cristianismo liberal y la Apologética. Demostremos que realmente nos importa la Palabra de Dios y el bienestar de las personas, no solamente el condenar aquello que es popular en el momento.


No compartamos sólo aquello que es controversial como Bad Bunny. No levantemos nuestra voz solamente cuando se trata sobre algún fenómeno cultural como Pokémon. Y, entendamos que en la iglesia tenemos buenos recursos que están preparados para ayudar a fortalecer la fe del creyente, y ofrecerles las herramientas para poder llegar a más no-creyentes. Apoyemos y utilicemos a estos recursos, y mostremos mayor interés por los temas que tienen mayor relevancia para la iglesia.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page